¿Te atormentan tus pensamientos? (Mindfulness)

4 diciembre, 2011

 

La sensación de no poder controlar los pensamientos es abrumadora, pero ¿realmente no podemos controlarlos? ¿Cuánto poder ejercemos en lo que pensamos? Eduard Punset lo advierte, que el único poder que existe es el de la mente. Si aprendemos a entenderla, podremos aprender a manejarla.

Utilizando una comparación, el flujo de pensamientos que pasan a lo largo del día por nuestra cabeza es similar a la cantidad de agua se fluye por un río. Inmensurable. Muchas veces somos conscientes de ellos, otras estamos absortos en otras actividades y, simplemente, las dejamos pasar. Al igual que a nadie se le ocurriría intentar bloquear o parar el fluir de un río, es casi imposible bloquear el pensamiento repentinamente. Un ejercicio útil para tratar de relajarnos ante esa marabunta de pensamientos que tenemos es simplemente, dejarlos pasar. Esto es, ser conscientes de que pensamos, de que lo hacemos por algo, incluso podemos repetirnos esa idea en voz alta, para tomar conciencia de ella; pero sin engancharnos a ninguna idea, ni tratando de evitar que sucedan. Sólo dejándolas pasar, y tratando de focalizar la atención en otro punto, de un modo suave y pausado. Y para ello la meditación podría ayudar.

La meditación, en contra de la idea popular que se tiene de que sirve para dejar la mente en blanco, sirve para focalizar la atención en un punto. Suele usarse la respiración, puesto que tomar consciencia de ella, puede hacer que controlemos y bajemos también nuestro ritmo cardiaco, y con él, las constantes vitales, la actividad cerebral… De ahí la sensación agradable que produce la práctica de la meditación o mindfulness.

Por Nika Vázquez

AlfonS

 

Anuncios

LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN (III)

17 noviembre, 2011

 

La meditación supone un sistema de purificación y autocontrol de la mente que libera al ser humano de síntomas psicológicos tales como la preocupación, la frustración y la obsesión. Lee el resto de esta entrada »


LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN (I)

3 noviembre, 2011

 

Usted sabe que la mente se encuentra profundamente condicionada por un conjunto de estímulos y respuestas de carácter automático. Ante ellos, se encuentra el hombre como una marioneta de sus propios condicionamientos que en forma de “reacciones” e impulsos no puede evitar. La meditación practicada de manera asidua, acelera el proceso de descondicionamiento de esa mente reactiva, aportando consciencia de las verdaderas raíces de las acciones. Con tiempo ciertos aspectos de la conducta que tienden a ser repetitivos y de consecuencias no deseados, son transformados de manera natural, sin esfuerzos de “voluntad” muchas veces inútiles. Lee el resto de esta entrada »