La Vida duele: Tomar y Soltar

20 diciembre, 2013

Al elegir un camino de amor nos hacemos candidatos al dolor. Cuando esto sucede, debemos abrirnos y aceptar la posibilidad de que en algún momento, algún día, quizá el amor nos duela; con el amor enriquecemos nuestra vida, la ampliamos, ganamos, pero en algún momento se retraerá de nuevo y perderemos. Todo tiene un límite, y algún día perderemos a la pareja y vendrá el dolor: con la muerte, con el divorcio, con el desencuentro … Sin apertura al dolor, no hay pareja, ni intimidad, ni vínculos significativos. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La cultura de la inmediatez

12 noviembre, 2013

 

time2

 El tiempo es nuestro mayor tesoro. No en vano, lo que hacemos con él, en qué lo invertimos y a qué lo dedicamos define nuestra existencia. Lamentablemente, se trata de un bien limitado. De ahí que resulte tan precioso. Y que seamos especialmente cuidadosos y selectivos en nuestro intento por aprovecharlo al máximo. Pero este afán por no perder ni un solo segundo acarrea no pocos efectos secundarios. Entre ellos, destacan la prisa y la impaciencia, dos palabras que protagonizan la vida diaria de miles de personas. Lee el resto de esta entrada »


¿Qué sucede cuando rechazamos a nuestros padres y aquello que nos han dado?

31 octubre, 2013

 

Las personas que rechazan lo que sus padres les han legado se sienten más vacías y andan esperando que otros, o alguna cosa, los llene: a veces, la pareja, otras, los hijos o el trabajo o la riqueza o la justicia o la religión, o lo que fuere; y se resisten a dar lo que tienen para dar a la vida. Lee el resto de esta entrada »


Aprender a decir adiós

15 octubre, 2013
 

bye

“Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida”, Mario Benedetti Lee el resto de esta entrada »


Cuando la familia ahoga

28 agosto, 2013

Somos, en parte, el resultado de un sinfín de cruces parentales que depositaron en nosotros su legado, no solo patrimonial. Lee el resto de esta entrada »


Aceptar las cosas tal como son

21 agosto, 2013

 

Una de las fuentes de sufrimiento más comunes en el ser humano es el deseo de que las cosas sean distintas a como realmente son. Cuando un país pasa por una grave crisis, la población mira atrás y desea que todo fuera como antes, un antes que en su momento no se valoraba porque parecía aburrido o bien había otras aspiraciones.

Lo mismo sucede con las relaciones interpersonales. Quien tiene por pareja a alguien silencioso desearía un carácter dicharachero, y este último pondrá de los nervios a quien convive con él un día tras otro. ¿Por qué anhelamos siempre lo que no tenemos? Lee el resto de esta entrada »


¡Menos obligación y mucha más entusiamo!

31 julio, 2013

 

Debería empezar por confesar que buena parte de mi vida la he pasado siendo un niño adaptativo. Muchos de mi generación respondemos a ese patrón actitudinal: caer bien, quedar bien, hacerlo todo bien. Ser, ante todo, obedientes. La manera de ser amados se correspondía con la capacidad de generar en los demás un estado de simpatía hacia nuestra persona. Y nada funciona mejor en este sentido que adaptarse a las demandas del medio y de las voluntades ajenas. Imposible desobedecer. Imposible fallar. Imposible actuar según los propios designios, según las ganas y según los latidos del corazón. Lee el resto de esta entrada »