¡Recuerda que vas a morir!

19 febrero, 2014

Recordar que moriré pronto es la herramienta más importante que he tenido para tomar grandes decisiones en mi vida. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

¿Qué significa BODICHITA para ti?

28 enero, 2014

Desde mi experiencia, la meditación no tiene un efecto transformador si no se desarrolla la compasión. Lee el resto de esta entrada »


El gen amable

22 enero, 2014

“Hay tres cosas importantes en la vida: ser amable, ser amable y ser amable”, Henry James Lee el resto de esta entrada »


Algunas preguntas honestas sobre la ILUMINACIÓN

15 enero, 2014

 

Cuando el pájaro y el libro discrepan, siempre cree en el pájaro.

James Audubon Lee el resto de esta entrada »


La cultura de la inmediatez

12 noviembre, 2013

 

time2

 El tiempo es nuestro mayor tesoro. No en vano, lo que hacemos con él, en qué lo invertimos y a qué lo dedicamos define nuestra existencia. Lamentablemente, se trata de un bien limitado. De ahí que resulte tan precioso. Y que seamos especialmente cuidadosos y selectivos en nuestro intento por aprovecharlo al máximo. Pero este afán por no perder ni un solo segundo acarrea no pocos efectos secundarios. Entre ellos, destacan la prisa y la impaciencia, dos palabras que protagonizan la vida diaria de miles de personas. Lee el resto de esta entrada »


Aceptar las cosas tal como son

21 agosto, 2013

 

Una de las fuentes de sufrimiento más comunes en el ser humano es el deseo de que las cosas sean distintas a como realmente son. Cuando un país pasa por una grave crisis, la población mira atrás y desea que todo fuera como antes, un antes que en su momento no se valoraba porque parecía aburrido o bien había otras aspiraciones.

Lo mismo sucede con las relaciones interpersonales. Quien tiene por pareja a alguien silencioso desearía un carácter dicharachero, y este último pondrá de los nervios a quien convive con él un día tras otro. ¿Por qué anhelamos siempre lo que no tenemos? Lee el resto de esta entrada »


La solución Mindfulness

14 agosto, 2013

 

La primera vez que seguí, durante mis años universitarios, una práctica de la plena conciencia, quedé muy impresionado. Aprender a atender y a aceptar el momento presente -a detenemos realmente a oler una rosa- me deparó unos beneficios inmediatos. Empezaron a desaparecer mis preocupaciones derivadas del afán por obtener bue­nas notas, encontrar novia o estar en la onda. Imaginé que, tras unos años de práctica, me vería libre de todo daño, dolor y preocupa­ción … , y viviría como un bienaventurado el resto de mi existencia. Lee el resto de esta entrada »