Aprender a decir adiós

 

bye

“Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida”, Mario Benedetti

Todos conocemos la historia. La hemos visto repetida hasta la saciedad en incontables películas. Chica conoce chico. Se enamoran. Se casan…y según aseguran justo antes de los títulos de crédito, viven felices para siempre. Pero lo cierto es que el punto final de los cuentos de hadas es el principio de la auténtica historia. Si las princesas de Disney vivieran en el mundo de hoy, posiblemente habrían fundado un ‘club de las primeras esposas’. Tal vez Cenicienta le lanzase a la cabeza a su príncipe el zapato de cristal tras acabar hasta el gorro de su fetichismo por los pies. La princesa Yasmin probablemente se escapó volando en la alfombra mágica tras hartarse de las concubinas de Aladín, mientras Bella arguyó diferencias irreconciliables con la Bestia a causa de su temperamento irascible y explosivo. Eso sin olvidar a la sirenita Ariel, quien dejó plantado a su príncipe por su inaceptable adicción a comer sushi. Al final, su matrimonio hizo aguas.

La vida de pareja que muchos viven es la historia que nadie nos contó. Las estadísticas afirman que gran parte de las relaciones de pareja están abocadas al fracaso. De hecho, hasta tres de cada cuatro matrimonios en nuestro país terminan en divorcio. Según datos del INE en 2010, España era, junto a Bélgica, el país de la UE con mayor tasa de ruptura. Se rompía un matrimonio cada 3,7 minutos, lo que significa que cada día terminaban hasta 387 matrimonios. La crisis económica ha cambiado ligeramente esta situación. Muchas parejas no cuentan con los recursos necesarios para emprender una nueva vida por separado. Pero eso no significa que no quieran hacerlo. En cualquier caso, decir adiós no siempre resulta fácil.

Utilizamos esta interjección a diario, y en la mayoría de ocasiones surge como una mera fórmula de cortesía, una coletilla al final de toda conversación. Pero hay momentos en nuestra vida en los que esta palabra se resiste a dejar nuestros labios y resulta casi imposible de pronunciar. No en vano, está vinculada a la pérdida, la tristeza y el dolor. Es la expresión de una decisión tan difícil como delicada, que nos aleja de todo lo conocido y nos obliga a transformar nuestra vida. Cinco letras que contienen tanta emoción como poder, y cuyo significado implica “despedirnos de alguien sin esperanza de recuperarle”. Tal vez sea el momento de pararnos un momento y reflexionar sobre las relaciones de pareja actuales. ¿Cuándo y cómo sabemos si ha llegado el momento de poner punto y final? ¿Cuál es la fórmula para saber si estamos tomando la decisión correcta?

El significado de ‘compromiso’

“Es muy difícil encontrar la felicidad dentro de uno mismo, pero imposible hallarla en ninguna otra parte”, Nicolás Chamfort

 

En una relación de pareja, uno más uno casi nunca suman dos. Desafiando todas las leyes matemáticas, el romanticismo clásico dictamina que la suma de dos corazones da como resultado uno solo. Como consecuencia, solemos crecer bajo la tiranía de la denominada ‘teoría de la media naranja’. Lamentablemente, la eterna búsqueda de nuestra otra mitad suele dejarnos exprimidos. Lo cierto es que no podemos amar verdaderamente a nadie si primero no nos amamos a nosotros mismos. Miremos a nuestro alrededor. ¿Cuántas parejas resultan realmente inspiradoras? ¿Cuántas se cuestionan su relación y siguen creciendo juntas?

Hay muchos indicadores que nos pueden ayudar a valorar si es el momento de decir adiós. Uno de los más importantes es la falta de comunicación. Cuando no se crean espacios para compartir, más allá de los asuntos meramente logísticos y los compromisos sociales, es inevitable que se imponga la distancia. Otro indicador es nuestra manera de enfocar la vuelta a casa tras un día de trabajo. Por lo general, ¿nos apetece llegar y disfrutar de la compañía de nuestra pareja? ¿O tal vez tratamos de alargar lo máximo posible nuestras tareas para evitar regresar? El contacto físico también resulta un buen medidor de la salud de una pareja. Los besos, los abrazos, las caricias, la ternura y la intimidad contribuyen a construir una complicidad sólida, que trasciende los pequeños desencuentros del día a día. Por otra parte, vale la pena preguntarnos: ¿compartimos valores y aspiraciones comunes con nuestra pareja? Si la respuesta es no, planteémonos: ¿qué le pasa a un equipo de remo cuyos miembros quieren ir en diferentes direcciones?

Existen miles de razones para mantener una relación de pareja que ya no funciona. Los hijos, la economía, el qué dirán, la culpa, la comodidad, el recuerdo de lo que fue, el miedo a empezar de cero, la imagen social de fracaso, el miedo a la soledad, la dependencia…la lista es muy larga. Cada una de ellas es válida para quien la esgrime, pero eso no evita el malestar, el conflicto y la sensación de insatisfacción. Si hay algo que no va bien, por mucho que tratemos de esconderlo debajo de la alfombra terminará por hacernos tropezar. A menudo evitamos pensar demasiado en todo aquello que nos hace cuestionarnos nuestra relación, dejándonos arrastrar por la inercia y la rutina. Pero esta depurada táctica tan sólo provoca que las cosas se deterioren todavía más.

Y así, llegamos al momento de la despedida. Cada persona tiene su particular manera de enfrentarse a un adiós. Hay quien opta por evitarlo, desapareciendo sin más. Otros prefieren la palabra escrita para expresar lo que sienten. Algunas despedidas se convierten en un mar de lágrimas, y otras resultan frías, cargadas de tensión. La respuesta a un adiós también es particular. Incomprensión, incredulidad, negación, enfado…también hay quienes lo aceptan como algo necesario, y quienes comparten la decisión. Si pretendemos que nuestra despedida esté a la altura de lo que merece nuestra relación, tenemos que intentar compartir desde la honestidad, el respeto y aplicarnos una buena dosis de autocrítica en el proceso. El afecto no está reñido con el adiós. Tras la tormenta, llega la reflexión y el análisis. Tenemos que empezar de nuevo, y siempre sirve aprender algo de nuestra experiencia.

Remiendos y costuras

“El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece”, Jacinto Benavente

 

En una relación de pareja estable y duradera, el amor no es el único protagonista. La voluntad juega un papel fundamental. No en vano, las relaciones son seres vivos, que al igual que las plantas, requieren de ciertos cuidados para sobrevivir. Aquí es donde entra en escena el compromiso. Se alimenta de la constancia y la paciencia, cualidades poco comunes en la actual cultura de la hipervelocidad. En los últimos cien años las relaciones de pareja han cambiado profundamente. Hemos pasado de la ‘ley de aguantar’ al ‘divorcio exprés’. Y a veces nuestra impaciencia nos juega malas pasadas. Más allá del impulso de querer terminar con todo tras una discusión, tenemos que darnos espacio para valorar la relación en su conjunto. Y decidir si merece la pena darle una nueva oportunidad. En última instancia, sólo quien la vive en primera persona puede saber si merece la pena trabajar para salvarla o si está herida de muerte. Pero si decidimos sacarla adelante, hemos de asumir que no podemos cambiar al otro, tan sólo a nosotros mismos.

A veces vale la pena luchar, poner lo mejor que tenemos al servicio de la relación, y eso supone plantear cosas incómodas. Todos cambiamos a lo largo de la vida, y hay momentos en los que hay que trabajar para acercarse el uno al otro. Si no nos comprometemos a cambiar y evolucionar en relación con nuestra pareja, será muy difícil que sea sostenible a largo plazo. Podemos ver a nuestra pareja como el espejo en la que ver reflejada la mejor versión de nosotros mismos. La base para que ello funcione es construir una autoestima sólida, el primer paso para poder mantener una relación sana y sostenible. Y es que, ¿si no nos aceptamos, respetamos y amamos a nosotros mismos, quién lo hará? Además, resulta clave mantener nuestra confianza en el amor, que está en nuestras manos cultivar. No sólo como sentimiento, sino como actitud.

Pero por encima de todo, si aspiramos a que nuestra relación sobreviva el embiste del tiempo, tenemos que hacernos responsables de nuestra propia felicidad, poniéndola al servicio de nuestra relación. Si no, seguiremos nuestra vida repitiendo la misma historia sentimental una y otra vez. Esto pasa por ser conscientes de que, llegado el caso, podemos vivir sin nuestra pareja. Y supone comprender que decir adiós a veces es necesario para poder seguir aprendiendo a amar con mayúsculas.

En clave de coaching
¿Por qué estamos con nuestra actual pareja?
¿Cuándo fue la última vez que le demostramos nuestro amor sin palabras?
¿Qué pasaría si convirtiéramos nuestros espacios de soledad en una oportunidad para conocernos mejor?

Libro recomendado
‘El arte de amar’, de Erich Fromm (Paidós)

Por Irene Orce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: