¿Te cuesta decir “NO”?

 

 

Decir sí a más cosas de las que podemos gestionar para estar cómoda e íntegramente presentes equivale, de hecho, a decir no a todas aquellas cosas, personas y lugares a los que hemos dicho sí, incluyendo quizás nuestro propio bienestar. Jon Kabat Zinn

Practico el hecho de decir que no para simplificar mi vida, y una y otra vez descubro que  nunca lo hago bastante. Requiere una férrea disciplina, pero el esfuerzo merece mucho la pena. Sin embargo, se trata de una cuestión delicada.

Hay necesidades y oportunidades a las que debemos responder. El compromiso de mantener la simplicidad en medio de un mundo complejo, es un acto que requiere un delicado equilibrio… No podemos controlarlo todo. Pero el hecho de elegir la simplicidad siempre que es posible, incorpora a la vida el ingrediente de libertad profunda, algo que nos resulta extraordinariamente esquivo, así como un sinfín de oportunidades para descubrir que “menos puede ser más”. 

Al practicar el decir que no con atención, estamos tomando una decisión y haciéndonos responsables del camino que queremos emprender. Para poder decir que “no” con consciencia, tenemos primero que tener claridad de qué es lo que anhelamos, cuál es nuestro propósito y hacia dónde queremos encaminarnos. Dicho de otra forma, reconocer y ser conscientes de a qué queremos decirle que sí, a qué queremos dedicar nuestro tiempo y energías.

Poder decir que no con amabilidad y responsabilidad es un acto de cuidado y respeto hacia los demás y hacia uno mismo. Decir que no implica asumir la responsabilidad de vivir un poco más conscientes.

Decir que no consciente y amablemente implica respetar a los demás, porque así los demás pueden tener más claridad sobre nuestra respuesta. Decir que no es una señal de confianza y compromiso. Nuestras respuestas van creando lazos de confianza con los demás. Si alguien le dice sí a todo, muy probablemente le será difícil cumplir sus compromisos y el no cumplir va mermando la confianza.

Decir que “no” consciente y amablemente implica también ser responsable con uno mismo, detrás de cada no hay un sí: le digo que no a algo o alguien para decirle sí a otra cosa o a otro. Decir que no implica asumir la responsabilidad de nuestras decisiones, actuamos así más congruentemente con nosotros mismos y con los demás.

Jon Kabat-Zinn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: