LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN (II)

 

La práctica de la meditación no informa, ni llena la mente de nuevas ideas. En realidad la meditación es tan sólo un ejercicio basado en experiencias de observación que tienden a descondicionar y vaciar la mente de contenidos superfluos e ilusorios.

Néor: Se dice como anécdota que cuando le preguntaron al sabio qué había ganado con la meditación, éste contestó: “No he ganado nada, lo he perdido todo”. El término vacío, no equivale al concepto general de la nada material, sino a un estado elevado del espectro de la conciencia, en el que la mente no padece del conflicto dualista entre sujeto y objeto, experimentandola Conciencia de Unidad. De la misma forma que un escultor “vacía” lo que sobra de su futura escultura, la práctica de la meditación desprende paulatinamente a nuestra consciencia de emociones conflictivas, en muchos casos, ancladas en experiencias de la más tierna infancia.

 Darío: En la actualidad se habla mucho de no proceder a reaccionar, y sin embargo sí a accionar o proaccionar ¿Tiene algo que ver el logro de la no reacción con la meditación?

 Néor: El hecho de disolver condicionamientos, conlleva desprenderse del poder reactivo y a veces esclavizador de dependencias y de la ofuscación de las corrientes emocionales que suelen transitar en la superficialidad de la consciencia.

 Yoguina: Les relataré un cuento de Sabiduría Milenaria:

 LA SUPREMA INDIFERENCIA. En un amplio patio de la casa más elevada del poblado, descansaba un hombre anciano cuyo rostro se decía que inspiraba una extraña mezcla entre misericordia y firmeza. Era conocido por el nombre de RAM, y de todos era sabido que sus palabras parecían brotar del manantial de la eterna sabiduría.

 Un día de sol en el que el anciano se hallaba meditando bajo la sombra de una vieja higuera, se presentó ante el umbral un joven que dijo:

 “Amigo sabio ¿Puedo pasar?”

 “La puerta está abierta”. Respondió RAM.

 El joven cruzando el umbral y acercándose hasta el anciano dijo:

 “Me llamo MAGÉN y soy artista. Mi trabajo es sincero y pleno de sentimiento, sin embargo tengo un gran problema: Me atormentan las críticas que se hacen de mi vida, mi obra y mi persona. Vivo obsesionado por las descalificaciones de los comentaristas, y por más que trato de que no me afecten, me acaban esclavizando… Sé que eres sabio y que tu fama de sanador alcanza los horizontes más alejados. Dicen también que tus remedios son extraños, y sin embargo no me falta confianza para acudir a Ti, a fin de conseguir la paz que tanto necesito en la defensa de mi imagen”.

 RAM, mirando al joven con cierta displicencia le dijo:

 “Si quieres realmente curarte, vas a dirigirte al cementerio de la ciudad y vas a proceder a injuriar, insultar y calumniar a los muertos allí enterrados. Cuando lo hayas realizado, vuelve y relátame lo que allí te haya sucedido”.

 Ante esta respuesta, MAGÉN se sintió claramente esperanzado en la medicina del anciano. Y aunque se hallaba un tanto desconcertado por no entender el porqué de tal remedio, se despidió y salió de aquella casa.

 A día siguiente, se presentó de nuevo ante RAM.

 “Y bien ¿Fuiste al cementerio?”. Le pregunto éste.

 “Sí”. Contestó MAGÉN en un tono algo decepcionado.

 Y Bien “¿Qué te contestaron los muertos?”

 “Pues en realidad no me contestaron nada, estuve tres horas profiriendo toda clase de críticas e insultos, y en realidad, ni se inmutaron”.

 El anciano sin variar el tono de su voz le dijo a continuación:

 “Escúchame atentamente. Vas a volver nuevamente al cementerio, pero en esta ocasión vas a dirigirte a los muertos profiriendo todos los elogios, adulaciones y halagos que seas capaz de sentir e imaginar”.

 La firmeza del sabio eliminó las dudas de la mente del joven por lo que despidiéndose, se retiró de inmediato.

 Al día siguiente MAGÉN volvió a presentarse en la casa…

 “¿Y bien?”

 “Nada”. Contestó MAGÉN en un tono muy abatido y desesperanzado. “Durante tres horas ininterrumpidas, he articulado las críticas más hermosos acerca de sus vidas, y destacado cualidades generosas y benéficas que difícilmente pudieron oír en sus días sobre al tierra, y… ¿Qué ha pasado? Nada, no pasó nada. No se inmutaron, ni respondieron. Todo continuó igual a pesar de mi entrega y esfuerzo. Así que… ¿Eso es todo?” Preguntó el joven con cierto escepticismo.

 “Sí” Contestó RAM. “Eso es todo… porque así debes ser tú MAGÉN:

 INDIFERENTE COMO UN MUERTO A LOS HALAGOS E INSULTOS DEL MUNDO

 Porque el que hoy te halaga mañana te puede insultar, y quien hoy te insulta mañana te puede halagar.

 No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos.

 Permanece en Ti mismo, más allá de los claros y los oscuros del mundo.

 Darío: Y ello no deja de ser la verdadera obra de la autorealización. Una obra de arte realizada cada día en el gran lienzo del espacio interior del ser humano.

 Yoguina: La sabiduría de mi pueblo nos recuerda: “Invierte en aquello que un naufragio no te pueda arrebatar”.

 Darío: Supongo que para una sociedad tan neurótica como la que apunta El Sistema, la meditación es de gran utilidad.

 Néor: La meditación puede considerarse como un verdadero antídoto de la neurosis, ya que hace ver al sujeto que la practica, la cantidad de tiempo que pasa su vida funcionando con el “piloto automático”. Asimismo posibilita una visión interior capaz de transformar a las personas cuando éstas comprueban los beneficios y la lucidez derivada de una auténtica vigilia. Como consecuencia se empieza a ver con más claridad las pautas de las propias motivaciones y las subsiguientes conductas. Todo ello nos lleva a la conclusión de que la mente puede ser entrenada y sosegada mediante un proceso de adiestramiento.

 Darío: Y pasando al campo de los registros visibles por la investigación científica ¿qué dice la ciencia ante la meditación?

 Néor: En el campo de la fisiología cerebral, y efectuando una medición a nivel de registros electroencefalográficos, se observa que durante la práctica de la meditación aparecen ondas cerebrales más lentas y mejor sincronizadas, con predominio de ondas alfa en los primeros episodios, y ondas Theta en los niveles más profundos. Asimismo se comprueba que los meditadores tienden a desarrollar e intensificar las habilidades atribuidas al hemisferio derecho, como puedan ser la intuición, creatividad, afectividad y globalidad. Tras numerosas mediciones se ha demostrado que durante la práctica de la meditación desciende el ritmo respiratorio y el metabolismo energético se sitúa en un nivel inferior al normal. Ello quiere decir que se reduce el nivel de excitación cortical.

 Darío: Interesante. Siga por favor.

 Néor: Un contemporáneo del siglo XX, el Dr. Tomío Hirai: psiquiatra y presidente dela Sociedad japonesa de psiquiatría y neurología, profesor de la universidad de Tokio Kasei, describe así una investigación realizada enla TV japonesa: “El canal educativo de la empresa de TV Japán Broadcasting Corporation puso en antena un programa dedicado a la meditación Zen como método de alcanzar la estabilidad psicosomática y superar los trastornos mentales. A continuación, tras ser conectados con los aparatos destinados a medir la estabilidad o el grado de alteración de nuestras mentes, empezamos la práctica… a los diez minutos apareció sin previo aviso, una hermosa joven semidesnuda y se sentó frente a nosotros; no teníamos idea de que emplearan semejantes trucos. Pasados unos minutos en el que se nos estaba registrando todo indicio de alteración, cayó de pronto, una serpiente artificial recreada con gran verosimilitud. Los responsables estaban convencidos de que incluso un experimentado meditador Zen como yo, me alteraría. Al ver aparecer la serpiente, la expresión del rostro del presentador que también estaba siendo sometido a la prueba, apenas varió ya que sabía de antemano lo que sucedería, pero sin embargo, su electroencefalograma sí mostró una alteración considerable que permaneció durante bastante rato. Yo sin embargo, me restablecí a los pocos segundos”.

 Darío: Por lo que veo, la meditación despierta y libera de cualquier forma que tienda a habituar a la mente.

 Néor: Sí y en este sentido se ha investigado con expertos meditadores cartografiados en EEG (registros electroencefalogáficos) que mostraron a lo largo de sus procesos mentales, una respuesta continuada ante un sonido repetitivo, en vez de acostumbrarse a él como sucede a los que no meditan. Por otra parte se ha observado en los mismos registros encefalográficos efectuados, que el envejecimiento no hace decaer la calidad de la meditación por lo que su práctica entre personas de la tercera edad, resulta especialmente vitalizante y regeneradora.

 Darío: Estoy pensando en ciertas formas de angustia que hoy mucha gente padece como desarmonía profesional y familiar. ¿se ha investigado en esa dirección?

 Néor: Sí, en efecto. En investigaciones posteriores relacionadas con el campo de la neurosis y el tratamiento de la meditación, se experimentó con pacientes cuyo síntoma principal era la angustia. En tales casos se eligió la técnica denominada Susokukan consistente en focalizar la consciencia contando las respiraciones. Se comprobó que de manera casi inmediata, se alivió la tensión e incrementó la emisión de ondas alfa, una frecuencia cerebral que desempeña un papel importante en la remisión del estrés. Se concluyó que cualquier persona que practique el Susokukan comenzará a generar ondas alfa con sus consiguientes efectos gratificantes y pacificadores.

 Darío: Y volviendo a los campos dela Luz y el goce de ser, ¿Es finalmente la meditación una herramienta para orientarse en dicha dirección?

 Néor: Claro, porque al disolver de manera progresiva los deseos arbitrarios, los complejos latentes, las luchas del subconsciente, las ambiciones reprimidas y otros contenidos generadores de conflicto, la conciencia superior puede salir a la superficie. En este sentido la meditación actúa como elemento favorecedor de un proceso de “des-hipnosis”, ya que nuestro estado psicológico habitual se caracteriza por un flujo continuo de pensamientos que restringen y deforman la percepción. Como resultante de la meditación, la percepción va partiendo de estratos de pensamiento cada vez más nucleares y sutiles, proceso que se puede considerar como des-hipnosis de lo irreal. Por otra parte la práctica de la concentración meditativa profunda permite acceder al llamado Shamadi, un estado en el que la consciencia se expande desde lo más profundo del ser, a fin de revelar la verdadera naturaleza de las distorsiones, los sufrimientos, el afán de beneficio personal y las diferencias entre sujeto y objeto. La meditación por sí sola apoya y acelera el proceso evolutivo cuyo destino final se mueve hacia la liberación del “yo” de los dominios del inconsciente. En otras palabras, el yo consciente y el subconsciente terminan por integrarse, sublimados y transcendidos en un supraconsciente cósmico, cuya naturaleza sin embargo, no puede contemplarse plenamente con el Ojo dela Razón, sino más bien con el Ojo del Espíritu.

 Darío: Pero la iluminación o la felicidad desde este plano de consciencia da la impresión de que es algo alcanzable tan sólo para unos pocos comprometidos idealistas.

 Néor: La felicidad o iluminación en términos psicológicos es un estado que cualquier persona puede alcanzar una vez que comienza a dirigir la mirada hacia su interior e inicia el  proceso de autodesenmascaramiento. Un estado en el que brota de manera espontánea la confianza y el amor que fluyen con la corriente de vida, permitiendo la unificación de “lo de dentro y lo de fuera”. Un estado que conduce de la esclavitud a la libertad, pues libera las energías naturales y nos impulsa a expresar nuestra capacidad innata de amar y de ser felices.

 Darío: Puede sonar a utópico.

 Néor: La felicidad desde la perspectiva existencial no es una utopía de algunos místicos supuestamente alejados de la realidad del mundo. No, La iluminación es tanto una liberación como un paso, que como entidades conscientes estamos llamados a experimentar. Es un estado descrito por la cadena de lúcidos precedentes que tras despertar, nos indican que la consciencia se expande al dominio universal, haciendo patente la máxima de sabiduría que afirma: Tu no estás en el Universo sino que es el Universo el que está dentro de ti”. ¿Me sigue?

 Darío: Sí, por supuesto.

 Néor: Así pues, la llamada iluminación es un estado de consciencia expandida, capaz de integrar los pares de opuestos con que opera la mente ordinaria. Un espacio en el que consciencia universal se derrama y actualiza en su plena potencialidad. En este sentido la práctica asidua de la meditación ayuda, agrietando el muro interior que nos impide actualizar lo Real, y haciendo brotar estados de plenitud que recuerdan al meditador que siga adelante y comprenda que, en realidad, su verdadera identidad, no es su cuerpo, ni su mente, sino algo que nos cuesta creer: Océano de consciencia que baña todos los espacios en vacuidad resplandeciente.

Recuerde la frase de Jesús de Nazareth: “Y seréis como dioses.”

La Práctica de la Meditación (III)

Por José María Doria

AlfonS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: