Conciencia Testigo ¿Y esto Qué es?

  

  Dario: ¿A qué llama usted la Conciencia Testigo?

 Néor: Llega un momento en el que el ser humano está preparado para conocer su mente, y de la misma forma que el ojo no se ve a sí mismo, con lo que para conocerlo hay que trascenderlo, de la misma forma para conocer la mente hay que transcender a la propia mente. Le diré quela Conciencia Testigo es un estado en el que el sujeto, no solo trasciende los procesos cognitivos del mundo racional, sino también los ámbitos imaginativos y cualesquiera de lo procesos del ver y percibir.

 Darío: ¿Trascender? ¿Qué quiere usted decir?

 Néor: Quiere esto decir que estamos hablando de un espacio de “identidad”, desde el que se puede observar la mente y en consecuencia, todos aquellos contenidos de la misma, ya sean de tipo racional e intuitivo, lógico y analógico, ó verbal e imaginativo. Es un logro evolutivo de la humanidad en ascenso, el escalón siguiente a alcanzar tras la identificación racionalista de la sociedad informática. ¿me hago entender?

 Darío: Y este estado de “Darse cuenta” ¿en qué puede mejorar mi vida diaria y cotidiana, en la que debo de ganar el dinero con el que mantener a mi familia, y aguantar los atascos de tráfico, el calor de verano, soportar muchas soledades y encajar un sin fin de frustraciones?

 

Néor: Desde luego que no voy a invitar a un androide a una experiencia de contemplación de la Gioconda. Sin embargo puedo asegurarle que a usted sí.

 Darío: Su respuesta no deja de ser una ironía.

 Néor: Perdone el bucle humorista de mi mente. Decía usted: ¿De qué le sirve “darse cuenta” y expandirse desde una Consciencia Testigo? ¿De qué le sirve por ejemplo, darse cuenta de que está usted levantando innecesariamente la voz, o de que es la tercera vez que me repite algo? ¿Piensa usted que el simple darse cuenta es estéril? Observe que la diferencia cualitativa entre los actos automáticos y los actos conscientes u observados, resulta más notable de lo que tal vez se imagina. Cuando usted se auto-observa un propio proceso pensante, tiene opciones distintas a lo que simplemente le “gratifica” o le “sale” hacer. Si usted no se da cuenta, carece de toda opción, y en consecuencia su comportamiento no deja de parecerse al de un organismo que funciona con el automatismo de sus puras necesidades biológicas, de sus pulsiones emocionales y de su condicionado programa general.

 Darío: De acuerdo, pero ¿para qué complicarse la vida con más consciencia de la complejidad?

 Prometeo: Permítanme que en esta ocasión intervenga. Veamos… Tal vez los aspectos de esta sociedad que voy a señalar, le parezcan algo parciales, pero pienso que dado el amplio conformismo reinante, nos invita a observar como en la actual -cultura del progreso-, predomina una mayoría de mentes adormecidas; el ciudadano ignora que vive anestesiado por el vulgar y superficial bombardeo de medios de comunicación, en el seno de una profunda desorientación de valores de cooperación inherentes al ser. Sintonícese con los corazones, en muchos casos, ausentes de cualquier tipo de Misterio trans-racional, corazones anestesiados y blindados, en el formateo del modelo oficial estrictamente racionalista. ¿Me sigue? Recuerde que he caído hace pocos años y tengo fresco el recuerdo de como es el agua en la que vivimos, y como estamos hipnotizados en un estado sub-óptimo en el que nuestras mentes están totalmente condicionadas. Nada es culpable, no estoy panfletando, tan sólo quiero hacerle pensar un poquito.

 Darío: Le escucho atentamente.

 Prometeo: Empatice con los modelos mentales fascinados por el ciego entusiasmo por un llamado “progreso”, que al estar asentado en valores egocéntricos, arrasa el medio ambiente, la calidad rebosante del vivir y la pérdida del sentimiento de hermandad universal. Observemos que nos comportamos como hombres y mujeres envueltos en la ceguera de la prisa y del miedo, en una permanente huida de nosotros mismos. Usted sabe que ese modelo de visión no contempla más que la dimensión exterior de la vida, mecanizando e intoxicando los corazones y los cuerpos de los seres humanos que todavía “sienten” y se muestran interesados en el mundo de los significados.

 Darío: Quisiera relativizar, ya que observo que usted presenta como muy oscuro el escenario de los países desarrollados. Y tal vez en el seno del Sistema existan muchas personas altamente interesantes y lúcidas. Por otra parte pienso que las sociedades primitivas o subdesarrolladas también afloraron las mismas tendencias de egoísmo y supervivencia

 Prometeo: Afirmativo, y mis palabras no condenan a nadie, sino más bien señalan actitudes obsoletas y dolorosas. De acuerdo con que en todos los niveles de desarrollo, podemos hallar personas sensibles y sabias. Lo que le ruego es que no ignore, y que simplemente conecte, aunque sea durante unos minutos con la densidad de costumbres cotidianas que tal vez ya no resuenan con usted porque representan tan sólo una etapa superada de su vida.

 Darío: Comprendo su punto de vista, pero ya que usted interviene, no puedo menos que pedirle que exprese algún comentario de su famosa y mítica caída. El descenso de Prometeo a los infiernos para liberar a su alma encadenada…

 Prometeo: Mi propósito se basa en señalar las sensaciones que comenzaba a experimentar en relación a mis recién abiertos infiernos de visión… Conforme adaptaba mis sensores a los ambientes más irritables de la mega-ciudad, me daba cuenta de la gélida corriente de asepsia y profesionalidad que barría el afecto y la compasión de los registros mentales de aquellas masas apresuradas. El aislamiento enfermizo en nombre del individualismo y, la forma de acallarlo a base de estímulos adictivos. Rostros glotones de un efímero placer por dominar, adquirir, poseer, usar y abandonar… se han filtrado como un virus en la colonización de sociedades naturales. Modas de cuerpos standar con traseros y pechos clónicos, de blindajes interiores y habilidades artificiales, se extienden como virus mental entre euforias alcohólicas y depresiones afectivas. ¿Consigue situarse en este contexto en el que se ha perdido el “sentido profundo de la vida” y el poder de la sinceridad?

 Darío: Sí. Creo que me hago cargo de lo que dice usted, pero pienso que estamos avanzando y le confieso que aunque veo muchas cosas que no me gustan… aún así sigo prefiriendo el mundo de hoy, respecto al del ayer. Lo veo en términos de maduración. Pero volviendo a su respuesta ¿en qué es importante este momento mundial?

 Néor: Imagine un edificio de cuatro pisos. Las experiencias anteriormente citadas dela Conciencia Testigo, sólo pueden ser comprendidas y experimentadas en el “cuarto piso”.

Darío: ¿Cuáles son los otros tres?

 Néor: En el primer piso, usted toma consciencia del plano físico, de su cuerpo y de las leyes de supervivencia en la naturaleza. El segundo piso corresponde al plano emocional en el que nacen las emociones y las leyes de la relación humana. En el tercer piso se desarrolla el plano mental y sus derivaciones intelectuales e intuitivas. Y el cuarto pertenece a la esfera de la autoconsciencia, al reino de la sabiduría y de la experiencia de totalidad, un ámbito del espíritu que aunque todo lo interpenetra, tan solo se revela en ese nivel. Desde esta perspectiva, si usted tiene hambre, es decir que se encuentra resolviendo un problema característico del primer piso, que no le cuenten relatos celestiales, que le den antes de comer y luego ya verá… porque los restantes pisos, y sus esferas de experiencia, en ese momento no existen para usted.

 Darío: Acepto. Ahora debo darle la razón. En realidad cuando he tenido algún conflicto muy sutil, y ha surgido repentinamente una necesidad urgente de tipo biológico, bien fuese de euros, de sexo, o simplemente me dolía la cabeza… he llegado a sentir que me importaban un rábano mis inquietudes existenciales, primero eran mis necesidades básicas.

 Néor: Los seres humanos nos encontramos simultáneamente condicionados por asuntos inherentes a todos los niveles, y procedemos a expresarlos aplicando las prioridades correspondientes. Sin embargo, reconozcamos que al cerrar ciclos ya vividos, hemos sentido que dejábamos atrás un tipo de problemas, para entrar en otros retos de aprendizaje más globales e incluso sutiles.

 Darío: Comprendo su punto de vista, sé que voy despacio, pero voy.

 Néor: Estamos viviendo un momento de gran apertura de conciencia. No debemos tener prisa, tal vez si estamos hablando de todo esto, es porque lo llevamos “puesto” y nos va a tocar vivirlo. Tan sólo depositamos nuestra atención y nuestro anhelo en lo que está en nuestro camino. ¿Podríamos decir que la película está ya rodada y, que nuestras llamadas -elecciones- son tan sólo premoniciones de nuestra más nuclear intuición?

 

Conciencia Integral

José María Doria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: